Elecciones 2017: el impacto que preocupa al oficialismo

Publicado en Noticias

b_300_260_16777215_00_images_noticias_0noticias_MACRI21.jpgLa caída que sufrió en la imagen Mauricio Macri comienza a afectar también a María Eugenia Vidal. Eso encendió la luz de alerta en Cambiemos. Qué dicen los analistas políticos sobre el tema

El 2017, un año clave para las aspiraciones del Gobierno, no empezó de la mejor manera para el oficialismo. María Eugenia Vidal es el as de espadas de casi toda la alianza Cambiemos. Su imagen se mantuvo totalmente impermeabilizada a las críticas, y aunque permanece a la cabeza entre los dirigentes de todo el país, una causa externa a la Provincia comienza a afectar esa empatía entre la Gobernadora y la opinión pública.

El presidente Mauricio Macri, desde que llegó al poder, apenas logró hacer pie, y su imagen siempre osciló con poca variación entre la positiva y la negativa. Lo mismo ocurrió con la aprobación y desaprobación de su gestión a lo largo de los primeros 15 meses de gobierno.

En definitiva, mientras los dardos daban de lleno en el Jefe de Estado, la titular del Ejecutivo de la Provincia los esquivaba de la mejor manera, sobre todo por su buena cintura política. Por pedido presidencial, puso sobre sus espaldas la responsabilidad de elevar la apreciación social sobre el líder del PRO.

No obstante, la historia parece haber ingresado en otro capitulo, y el primer bimestre del año electoral trajo malas noticias para Cambiemos. Es que, no por errores propios, la imagen de Vidal en la provincia de Buenos Aires comenzó a mostrar mermas, algunos puntos más, algunos puntos menos, según el consultor estudiado. Pe-ro más allá de las diferencias en los números, la situación empieza a preocupar. En ese sentido, los especialistas aseguran que la caída en la imagen de la Gobernadora tiene que ver con re-coger errores ajenos y no con falencias de su gestión.

Así las cosas, algunas decisiones presidenciales, como la movilidad del 24 de marzo, la defensa sobre Gómez Centurión y sus dichos sobre los derechos humanos, la condonación de deuda al Correo Argentino, el Lava Jato y la investigación por presunta corrupción a Gustavo Arribas, sumado al reciente caso Avianca, fueron algunos de los hechos que hicieron mella en la imagen de todos los dirigentes del oficialismo.

Como estrategia, desde la Casa Rosa-da, se decidió que Vidal fuera una de las defensoras de la imagen de Macri e intentara quitar el manto de sospecha con su respaldo. “Pongo las manos en el fuego por el Presiden-te” fue una de las frases de la mandataria provincial, al momento de conocer el perdón a la deuda de 70 mil millones de pesos de su padre, Franco Macri.

La movida de Cambiemos para proteger al Jefe de Estado no sólo no tuvo los resultados esperados, sino que, además, impactó en el as de espadas y en la consideración sobre ella en la opinión pública.

Si bien los números que posee siguen siendo buenos, y supera la barrera del 50 %, el rápido descenso despertó la luz de alarma en el Gobierno nacional y bonaerense. Bien lo graficó el titular del Centro de Estudios de Opinión Pública, Roberto Bacman, que además de asegurar que la imagen de Vidal ronda los 52 puntos, manifestó que “llegó a su techo y viene en claro descenso”.

Al igual que el líder de CEOP, el consultor Hilario Moreno manifestó que “son diez los puntos que ha perdido la Gobernadora a causa del Correogate, la modificación en el régimen jubilatorio, el Lava Jato, entre otras cuestiones que impactaron en Cambiemos en el primer bimestre”.

Las decisiones del presidente Mauricio Macri son el principal problema para el buen andar de María Eugenia Vidal.

Fuente: La Tecla