Ordenaron realizarle estudios a vecinos de pueblos cercanos a la mina Veladero

Publicado en Noticias

b_300_260_16777215_00_images_noticias_2017_abril_NOTAVELADERO1.jpg
El juez penal de la localidad sanjuanina de Jachal, Pablo Oritja, le ordenará a Salud Pública de esa provincia que realice análisis a más de 300 pobladores de ocho pueblos cercanos a la mina Veladero, para determinar si sufrieron algún tipo de contaminación, según anticipó el propio magistrado a Télam.

El magistrado, que investiga los tres derrames registrados en la mina de Barrick Gold en un año y medio, dijo que en los próximos días enviará los oficios para que "Salud Pública haga un relevamiento y monitoreo de las localidades ubicadas en las márgenes de los ríos Blanco y Jáchal, y obtengan muestras de sangre para ser analizadas".

Oritja dijo que busca "detectar si hay algún rastro de sustancias o signos de intoxicación crónica o aguda en sus pobladores con las sustancias y elementos que estamos buscando".

Los análisis de sangre se harán sobre unas 340 personas que habitan los pueblos de Angualasto, Maliman, Maliman de Arriba, Chinguillo y Buena Esperanza, cerca del Río Blanco, además de La Isla, La Represa y Dique Pachimoco en Jachal.

En tanto, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac (FpV), suspendió las actividades en la mina Veladero por el último derrame de Barrick Gold y analiza discontinuar la actividad de la firma en la provincia. Blanco de las críticas de legisladores y grupos ecologistas, Uñac pidió el temporario cese en la mina por el incidente ocurrido el 28 de marzo, cuando se produjo un desacople de cañería que transportaba "solución rica".

En tanto, el juez federal Sebastián Casanello consideró que los sucesivos derrames de productos contaminantes por parte de la empresa Barrick Gold en la mina sanjuanina "obliga a considerar de modo definitivo su cierre" y exigió documentación sobre el resultado de una inspección ocular en el lugar que podría ser clave en la decisión.

En septiembre de 2015 fue el primer cimbronazo, cuando se conoció que se había derramado un millón de litros de solución cianurada por la rotura de un caño maestro y, al año siguiente el mismo mes, se registró un nuevo derrame que puso en jaque a la empresa canadiense.

Fuente: Ámbito Financiero