Crimen de Micaela: "No hay dudas de que Jonathan Luna sabía lo que hacía"

Publicado en Noticias

b_300_260_16777215_00_images_noticias_2017_octubre_NOTAMICAELAFISCAL.jpgEl fiscal Rodolfo De Lucía afirmó en los estudios de LA BRÚJULA 24 que Jonathan Luna "sabía lo que hacía" cuando mató Micaela Ortega, de 12 años, crimen por el que será juzgado a partir de hoy.

Invitado al programa "El mejor resumen de la semana", el profesional le restó importancia a los estudios médicos a los que Luna  fue sometido el viernes en el Penna, con los que la defensa del imputado buscaba comprobar la existencia de una lesión cerebral producida por un golpe en la cabeza cuando era chico.

"Lo que han dicho los especialistas desde un primer momento  es que Luna está en condiciones de saber lo que hace y sus consecuencias; no tiene ninguna incapacidad para comprender sus acciones", remarcó.

Además, recordó que Luna ya había estado preso y, en ese momento, dicha lesión no fue impedimento para que lo condenen. "Él ya había sido condenado por robo y estaba gozando de una cierta libertad condicional, a la que nunca regresó cuando asesinó a Micaela".

"Los especialistas que lo analizaron nunca vieron un indicador de que no entienda lo que realizó", reiteró.


Por otra parte, en relación al supuesto motivo que originó el macabro crimen, De Lucía explicó que "tenemos elementos para pensar que la intención de Luna era la de un abuso sexual".

"Pudimos tener acceso tanto al telefono de Luna, como a los diálogos del perfil falso que usaba en Facebook para comunicarse con Micaela. Después nos llegaron todas las comunicaciones del mes anterior y de unos días posteriores al homicidio, y son llamativamente similares en todos los casos", sostuvo.

Y agregó: "Hablaba siempre con chicas menores de edad y en todos los casos los diálogos eran de alguien que intentaba tener un acercamiento. Lo que nos llamó la atención es una charla que tuvo con una chica de 14 años que fue exactamente igual, pero que nunca pudimos econtrar. Debe ser una nena que nunca lo contó, ni siquiera a sus familiares".

Fuente: La Brújula