"Es un opositor franco y consciente al macrismo"

Publicado en Noticias

b_300_260_16777215_00_images_noticias_2017_octubre_NOTAPINOPAPA.jpgLo dijo el senador Pino Solas tras reunirse con el Papa Francisco en el Vaticano.

"El Papa considera a Angela Merkel una aliada" y "está súper preocupado por la Argentina".

Son afirmaciones que hizo hoy Fernando "Pino" Solanas, veterano cineasta y senador por el Proyecto Sur, tras mantener una reunión de 1 hora y 5 minutos con el papa Francisco en su residencia de Santa Marta, en el Vaticano.

"Fue una reunión de mucha cercanía y hablamos de innumerables temas que nos preocupan, la amenaza nuclear, el cambio climático, la campaña de demonización de los indígenas que hay en el país y de las guerras", contó Solanas, en diálogo con periodistas en un bar a metros de la columnata de Bernini.

¿Hablaron del tan demorado viaje de Francisco a su patria? "La verdad es que no, aunque hubiera sido lindo preguntarle ya que muchos jóvenes con quienes me junto siempre me preguntan eso", comentó.

Sí le habló de "Viaje a los pueblos fumigados", la película que Solanas ha estado filmando en varias provincias del país, que presentará a mediados de febrero en el Festival de Berlín. Esta denuncia los terribles efectos de la "invasión" de la química sobre la industria alimentaria argentina, con devastadores efectos en la población. "Entonces el Papa contó que el médico le dijo que tiene que comer la manzana pelada", reveló.

Fiel reflejo de la intimidad del encuentro, Solanas contó el siguiente diálogo:

-"¡Cuídese, Pino!" (Papa).

-"¡Usted también, padre!"

-"¿Qué edad tiene?" (Papa).

-"Voy a cumplir 82".

-"¡Me lleva un año!" (Papa).

Como suele hacer con sus invitados, el papa Francisco, que cumplirá 81 años el 17 de diciembre, acompañó a Solanas hasta la puerta de Santa Marta. Antes, apagó la luz del salón de la planta baja en el que lo recibió, como subrayó Viale, que reconoció estar impactado por su simplicidad. "¡Pino, por favor, no dejes de hablar con los jóvenes!", le pidió finalmente el ex arzobispo de Buenos Aires, a la hora de la despedida. Con su sentido del humor porteño intacto, Francisco también le confesó que lo acompañaba hasta la puerta "para estar seguro de que no se llevaba nada", contó también, riendo, Solanas, evidentemente feliz.

Fuente: La Nación