Mes negro para la industria automotriz: cerró con el peor nivel en tres años

Publicado en Noticias

b_300_260_16777215_00_images_noticias_0noticias_INDUSTRIAAUTOMOTOR.jpgLa caída de la fabricación de automotores en la Argentina parece no encontrar un piso frente a la retracción de la demanda.

El sector se ve tan golpeado por la baja del consumo interno que en diciembre produjo un 38,5% menos que el mismo mes del año anterior. De las fábricas salieron 20.475 unidades, que representan un retroceso de 44,4% con respecto de noviembre.

Es decir que el resultado es alarmante tanto al considerarse en la comparación interanual como en la intermensual. Hay que remontarse a enero de 2016, cuando se produjeron solamente 17.785 rodados, para encontrar un número inferior.

Según Adefa (Asociación de Fábricas de Automotores), diciembre último tuvo un promedio de 9 días hábiles de actividad como consecuencia del adelanto del receso estival y acondicionamiento de plantas por ejecución de nuevas inversiones, frente a los 15 días de 2017.

Entre enero y diciembre, el acumulado de producción fue de 466.649 unidades, es decir un 1,4 % menos respecto de los 473.408 vehículos que se fabricaron en el mismo período del año anterior.

Continuando con los datos registrados el último mes del año, las terminales automotrices exportaron 22.947 vehículos, lo que reflejó una caída de 11,9% respecto del volumen que se exportó el mes anterior, y un crecimiento de 26,1% si se lo compara con las 18.202 unidades que se exportaron en diciembre de 2017.

En el acumulado anual, el sector exportó 269.360 vehículos, lo que arrojó un crecimiento de 28,5% respecto de las 209.587 unidades que se enviaron a diversos mercados en el mismo período del año pasado.

En este punto hay que notar que durante 2018 el 69% de los vehículos exportados tuvieron como destino Brasil, lo que evidencia la importancia del socio comercial en este rubro.

Ante la reducción de la producción, las automotrices y el gremio de los obreros mecánicos (SMATA) llegaron a distintos acuerdos a fin de mantener los puestos de trabajo. Entre las medidas están las suspensiones con goce parcial de remuneración y el adelantamiento de las vacaciones.

Sin embargo, los fabricantes también abrieron la posibilidad de que los empleados opten por retiros voluntarios. De hecho, un informe de CEPA (Centro de Economía Política Argentina) afirma que las suspensiones crecieron fuertemente este año en toda la industria, pero que el fenómeno es encabezado por los sectores automotriz y de autopartes.

Fuente: iProfesional