El Gobierno no prevé por ahora reemplazar el ARA San Juan

Publicado en Noticias

b_300_260_16777215_00_images_noticias_0noticias_ARMADASUBMARINOSANJUAN.jpg

El terrorismo, el narcotráfico y la pesca ilegal son algunos de los peligros que, debido a su extensión, amenazan al mar y la costa de la Argentina. A pesar de esto, el Gobierno aún no piensa reemplazar el submarino ARA San Juan, aunque ya realizó otras compras para apuntalar el equipamiento marino disponible.

"Por el momento no está previsto", "no en el corto plazo", fueron las respuestas de los ministerios de Hacienda y Defensa ante la consulta de LA NACION sobre un eventual reemplazo.

A pesar del faltante del Ara San Juan, tanto en la Armada como en la Prefectura, que comparten la responsabilidad por el patrullaje marino, aseguraron a este diario que está cubierta la seguridad costera de nuestro país. "Hoy los medios con los que contamos son muy buenos. En este momento tenemos dos guardacostas de gran porte que patrullan la milla 200", explicó a LA NACION el prefecto mayor Carlos Villarreal.

Hasta las 12 millas de la costa se considera mar territorial y hasta las 200, la zona económica exclusiva en donde solo pueden operar buques argentinos. "Se focaliza el control en donde están las flotas hegemónicas. Se centraliza donde está la pesca que es a la altura de Bahía Blanca. Pero, además, la Prefectura, que cumple poder de policía, tiene un sistema de monitoreo, el programa Guarda Costa, que cuenta con tecnología de última generación", agregó Villarreal.

La Prefectura suma además un software con una base de datos con identificación automática, al que reportan todos los barcos que están patrullando. Según Villarreal, en cuanto a condiciones materiales para el patrullaje, cuentan también con un avión Beech King AIR 250 y un helicóptero Superpuma.

Más allá de esas afirmaciones, en los hechos el presupuesto destinado a Prefectura para este año es de casi 24 millones de pesos, tan solo 4% más que el año pasado, muy por debajo de la proyección inflacionaria. En la Armada, la otra fuerza interviniente en la defensa del mar, no fueron tan optimistas sobre las capacidades del país para hacer frente a las amenazas. "Los limitados presupuestos asignados a la defensa nacional desde principios de los 90 obviamente obran como condicionante al momento de diseñar las actividades necesarias para la vigilancia y, por ende, la protección de los espacios soberanos y de interés nacional", explicó una fuente de esta fuerza. El presupuesto para la Armada en 2019 será de casi 27 millones de pesos, ocho millones más que el año pasado.

En referencia al ARA San Juan, el vocero de la Armada, capitán Rodolfo Ramallo, afirmó: "El submarino es un arma estratégica cuya sola presencia, en extremo silenciosa, inquieta a cualquier flota que surque los mares del mundo. De allí su importancia en el poder naval de una nación. Su reemplazo es responsabilidad del Ejecutivo".

Más allá de la restricción presupuestaria y las dificultades para reemplazar al navío, el Gobierno sí efectuó una compra destinada exclusivamente a la protección del mar: a fines de noviembre pasado Francia otorgó un crédito por 319 millones de euros que se utilizó para adquirir cuatro patrulleros oceánicos (OPV) destinados al programa de Recuperación de la Capacidad de Patrullado Naval Marítimo.

Además de proteger el espacio marítimo de amenazas indeseables, el Estado también asumió un compromiso frente a la Convención sobre Diversidad Biológica para preservar el 10% del mar de la Argentina. En ese sentido, en diciembre el Senado sancionó una ley mediante la cual se triplicó el área marítima protegida y alcanzó así al 9,5% de la superficie oceánica.

¿Hay condiciones materiales para preservar estas zonas? "Hoy la creación de áreas protegidas oceánicas son una necesidad. No pueden ir necesariamente de la mano de la factibilidad de acción y de protección activa", explicó a LA NACION Claudio Campagna, biólogo y presidente del Foro para la Conservación del Mar Patagónico. "Creo que hay intención [del Gobierno] de ocuparse del mar, pero esto va en correlación con la situación económica del país", agregó Campagna.

Fuente: La Nación