Hace veinte años fallecía René Favaloro, maestro del bypass

Publicado en Noticias

b_300_260_16777215_00_images_noticias_0noticias_FAVALORO.jpg

El país recuerda hoy al médico platense que salvó la vida de millones de personas alrededor del mundo con una revolucionaria técnica desarrollada hace medio siglo que sigue aplicándose en la actualidad.

La tarde del 29 de julio de 2000, a sus 77 años, René Favaloro entró al baño de su departamento de Barrio Parque, se bañó, se afeitó, se puso un pijama y se pegó un disparó en el corazón. Antes de hacerlo había redactado siete cartas, una de ellas a “las autoridades competentes”, donde expresaba los motivos de su decisión, la profunda crisis económica que atravesaba su Fundación, y una serie de críticas al sistema sanitario y político de la Argentina. Veinte años más tarde muchas de esas críticas se mantienen vigentes al igual que su gran aporte a la medicina, el revolucionario “by pass”.

Al cumplirse un nuevo aniversario de su muerte, la figura de René Favaloro será hoy objeto de homenajes en todo el país, particularmente en La Plata, la ciudad donde llegó al mundo y aprendió su profesión.

Considerado uno de los médicos más influyentes a nivel mundial, René Gerónimo Favaloro nació en una casa del Barrio El Mondongo el 12 de julio de 1923. Hijo de un carpintero y una modista, se graduó como médico en la Universidad Nacional de La Plata y apenas obtenido su título comenzó a ejercer la profesión como médico rural.

Su primer destino fue Jacinto Arauz, un pequeño pueblo ubicado al este de La Pampa donde, junto a su hermano, dedicó los siguientes doce años de su vida a trabajar en la creación de un centro asistencial que permitió mejorar la salud de la comunidad, terminar con la mortalidad infantil, reducir las infecciones en los partos y contar con un banco de sangre viviente con donantes que acudían cada vez él los convocaba a donar.

En 1962, al acercarse ya a los 40 años, Favaloro decidió especializarse en cirugía torácica, para lo cual buscó consejo con uno de sus maestros, el doctor José María Mainetti. Fue éste quien le ofreció sus contactos para ir a formarse a Estados Unidos en el lugar que consideraba más adecuado, la Clínica de Cleveland.

En este centro de fama mundial Favaloro comenzó a hacer sus primeros acercamientos a la técnica que recién para 1970 se estandarizaría como bypass. Esta sería publicada con sus especificidades en revistas especializadas de los Estados Unidos y explicada más tarde en profundidad en su libro el “Tratamiento Quirúrgico de la Arteriosclerosis Coronaria”.

Hasta antes del bypass, los cardiólogos recurrían a una técnica que conectaba la arteria aorta y el músculo cardíaco utilizando la vena safena, sin embargo Favaloro decidió unir esta vena con el extremo más distante de la arteria coronaria obstruida, obteniendo de este modo una efectividad que no se había alcanzado antes e inaugurando una alternativa que se aplica hasta el día de hoy.

A pesar de la aparición de la angioplastia en la década del setenta, el bypass coronario sigue siendo la opción más efectiva para los pacientes con enfermedad coronaria difusa de múltiples vasos. Para dar una idea de su vigencia, basta mencionar que sólo en los Estados Unidos se practican alrededor de 800 mil intervenciones de este tipo por año.

Otro año sin el Dr. René Favaloro: la historia detrás del suicidio

El 29 de julio de 2000, René Favaloro se disparaba al corazón, agobiado ante la falta de respuestas por parte de los funcionarios del gobierno de la Alianza. Su fundación reclamaba una deuda por dos millones de dolares al PAMI, en ese momento encabezado por Horacio Rodríguez Larreta, cuya asesora y mano derecha adentro del organismo era una joven de 27 años llamada María Eugenia Vidal.

El 28 de julio, apenas un día antes de tomar la fatal decisión, el internacionalmente reconocido cardiocirujano René Favaloro le había escrito una carta al entonces presidente Fernando de la Rúa, pidiéndole su ayuda para conseguir un préstamo de 6 millones para su Fundación, mientras esperaba que los deudores cumplieran con los pagos. Entre esos deudores, el más importante era el PAMI. De la Rúa no leyó la carta hasta después del suicidio de Favaloro. “La carta llegó el viernes y me enteré ayer (lunes)” confesó el entonces presidente a la prensa a través de canal 2, quién hizo público en esa misma oportunidad que la carta culminaba con la frase “Estoy desesperado“.

Favaloro
La Fundación Favaloro abrió sus puertas en 1975, en 1980 nace el Laboratorio de Investigación Básica y en 1998 se crea la Universidad Favaloro. El ya mundialmente famoso cardiocirujano aplicaba sus técnicas de punta en pacientes de todo nivel socioeconómico. La Fundación recibía a pacientes de todo el país, incluso derivaciones de obras sociales. “Yo no soy el médico de los ricos, menos de un 5% de mis pacientes están en esa franja“ explicó el doctor en una entrevista en el año 1994. Para el año 2000 su accesibilidad le había representado un agujero económico imposible de sortear. La suma de las pequeñas deudas de prestadores y obras sociales ascendía a 18 millones, y ese mismo viernes 28 de julio en que le escribió a de la Rúa pidiéndole ayuda, el directorio de la Fundación le solicitó que el lunes siguiente realizara una drástica reducción de personal y despidiera al equipo de médicos que el mismo había formado.

Hablemos de PAMI
Favaloro antes de terminar con su vida, escribió 7 cartas. Solo algunas de esas misivas fueron compartidas públicamente. En los tramos que fueron dados a conocer, el reconocido cardiocirujano exponía la corrupción reinante en el PAMI y la connivencia entre los sindicatos, los gremios y los facultativos.

En el año 2000, la Fundación le reclamaba a PAMI el pago de 195 facturas emitidas de 1993 a 1995, pero desde PAMI la respuesta era tajante: “La Fundación no posee una deuda verificada con PAMI“. De acuerdo al organismo, los únicos incumplimientos detectados eran unas facturas vencidas que no figuraban en los libros contables. “Nosotros nunca dijimos que el servicio no se prestó, lo que dijimos es que en ninguno de los libros contables del PAMI figura esa prestación, ni esa deuda” explicó el interventor Horacio Rodríguez Larreta, puesto por Fernando de la Rúa al frente del organismo para sanearlo y realizar un ahorro anual que Larreta estimó en 360 millones de pesos, entre los que estaban los 2 millones de deuda con la Fundación Favaloro.

La deuda consistía en esas 195 facturas que el PAMI, durante la gestión de Víctor Alderete, se negaba a recibir, explicó en su momento a Pagina 12 el Dr. Jorge Barrientos, Gerente de la Fundación. En la última reunión llevada a cabo entre Favaloro y el organismo, el PAMI le propuso realizar una “conciliacion obligatoria” para verificar “caso por caso las historias clínicas correspondientes a cada una de las 195 facturas” a fin de corroborar la prestación de los servicios cuyos pagos eran reclamados.

La verificación contable tuvo lugar el 18 de julio de 2000, donde se comprobó la existencia de las 195 facturas reclamadas, y 3 días después PAMI solicitó la realización de una auditoría interna. La burocracia volvió a ganar y el 29 de julio Favaloro ya no aguanto más la situación y se disparó al corazón “Estoy cansado de luchar, luchar y luchar, galopando contra el viento, como decía don Ata. No ha sido una decisión fácil, pero sí meditada” dejó escrito de su puño y letra.

Unos meses después Horacio Rodríguez Larreta fue acusado penalmente por “defraudación” e “incumplimiento de los deberes de funcionario público” al direccionar la compra de vacunas antigripales para el PAMI, junto a Cecilia Felgueras (anterior interventora del PAMI) y Daniel Tonierro (reemplazante de Rodríguez Larreta al ser removido del cargo). Exactamente el tipo de corrupción denunciado por Favaloro respecto al PAMI. La causa recayó en el juzgado del Juez Bonadío. La Federación Argentina de Cámaras de Farmacias (FACAF) acusó a los tres funcionarios por favorecer a Farmacéuticos Argentinos S.A. (FASA) en el marco del llamado a licitación para la adquisición y aplicación de la vacuna antigripal. De acuerdo a la denuncia presentada por FACAF, FASA habría accedido al pliego 60 días antes, lo que le permitió ser la única oferente que pudo cumplir con los plazos de presentación. Dentro de las irregularidades también se mencionó que María del Carmen Silva, interventora de PAMI jujuy, era parte del directorio de FASA y a la vez miembro del consejo directivo de Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), la entidad que aplicó las vacunas. El último punto de la denuncia menciona indicios de sobreprecio abonados por PAMI a FASA por aproximadamente $150.000. La defensa de los tres funcionarios se realizó a través de un escrito en el que consignaron que en comparación con el operativo de vacunación del año 1999, a través de la mencionada licitación PAMI ahorró cerca de $ 2,5 millones de pesos.

Rodríguez Larreta fue despedido del PAMI y reasignado al frente del Instituto de Previsión Social de la Provincia de Buenos Aires junto a Carlos Ruckauf para después asumir al frente de la DGI.

La mano derecha de Larreta en PAMI
La actual gobernadora de la provincia de Buenos Aires era en ese momento una de las poquísimas voluntarias rentadas de la Fundación Sophia, el Think Tank creado por Horacio Rodriguez Larreta en CABA. En el año 2000, Vidal fue designada como asesora en Recursos Humanos en el PAMI, de la mano de su amigo y jefe Horacio Rodriguez Larreta. Trabajaban juntos en el edificio de Peru 169 y le reportaba directamente al actual Jefe de Gobierno, quien tenía la misión de hacerle ahorrar dinero al organismo, tarea que cumplieron con creces ahorrando en un año 360 millones. Su aptitud en el cargo le valió el ascenso a Directora Ejecutiva de la Fundación Sophia, desde donde continuo asistiendo a Rodriguez Larreta a su paso por diferentes organismos hasta su ingreso al PRO.

La Fundación Favaloro
Pero volviendo a la Fundación, un año después del fallecimiento de Favaloro la situación económica ya se había normalizado. Los 16 millones adeudados por el PAMI, las obras sociales, sindicatos y el Ministerio de Salud ya estaban en proceso de regularización, a excepción de la deuda existente con IOMA.

En 2010 La Nación publicó “Una década atrás, la noticia del suicidio de René Favaloro conmocionaba al país y lo sumía en un duelo nacional. Hastiado de esperar ayuda para su fundación cardiológica e indignado con la dirigencia política, se disparó un balazo en el pecho con un revólver Magnum calibre 357, en su domicilio de Barrio Parque“. Durante los años subsiguientes, la dirigencia política y quienes le dieron la espalda al afamado cardiocirujano cuando llamaba a pedir ayuda económica para seguir adelante, se dedicaron a realizar homenajes, cenas y recordatorios en su honor. Mariano Favaloro, primo de René, se desvinculó de la Fundación al año siguiente de su fallecimiento, por no estar de acuerdo con el rumbo que había tomado. Abrán Moszemberg, un amigo de la infancia, expresó que “Hubo un antes y un después de Favaloro en la Fundación. La medicina solidaria ha desaparecido” y Carlos Penelas, su vocero, “Advierto que la fundación transita por caminos que no condicen con el pensamiento de René. A mi modo de ver, empiezan a primar actitudes, personas y climas que conducen a un lento e inexorable cambio de directrices.”

Fuente: El Día de La Plata y El Disenso