164° Aniversario del nacimiento del Ing.Luis Luiggi

Publicado en Noticias

b_300_260_16777215_00_images_noticias_2020_julio_NOTAARCHIVOLUIGGI.jpg

Desde el Archivo Histórico Municipal de Punta Alta nos comparten que en el día de hoy 3 de agosto se cumple el 164º aniversario del natalicio del Ingeniero Luis Luiggi.
"Dondequiera se planten nuevos árboles-decía- o se proteja a los ya plantados, se contribuye a la prosperidad del país. Los árboles ayudan a regular las aguas, proporcionan material de construcción, hermosean el paisaje y tornan la vida más saludable y placentera".

Luis Luiggi había nacido en Génova, el 3 de agosto de 1856, siendo hijo de Settimio Luiggi, dueño de una importante papelera, y Francesca Bruzza. A los 22 años egresó del Real Colegio de Ingeniería Civil de Torino y al poco tiempo pasó a formar parte del Real Cuerpo de Ingenieros Italianos, siendo destinado a Inglaterra durante dos años para el estudio de puertos y faros. Allí conoció a Annie East, de Lincoln, con quien se casó en 1887 y tuvo dos hijos: Luisa y Mario Luiggi.

Era además doctor en Ciencias Físicas y Matemáticas y estaba dotado de una extraordinaria facilidad para los idiomas: "Cuando hablo en francés con un francés, pienso como un francés y realmente soy un francés"1, decía Luiggi, quien dominaba también el inglés y el español y algo el alemán.

En su labor profesional construyó y remodeló los puertos de Alejandría, Génova, Palermo, Messina, Tobruk, Ostia y Massawa, entre otros, y también instaló, en la isla italiana de Tino, el primer faro operado eléctricamente. Dirigió la instalación de los ferries en el estrecho de Messina y actuó como ingeniero en jefe de puerto de Toscana, a la vez que reestudió y amplió los muelles de Liona y Spezia.

Ya en nuestra zona y dedicado a las tareas de construcción del Puerto Militar, Luiggi supervisó personalmente todas y cada una de las obras del complejo, abocándose especialmente, entre otras cosas, a la forestación del lugar. "Dondequiera se planten nuevos árboles-decía- o se proteja a los ya plantados, se contribuye a la prosperidad del país. Los árboles ayudan a regular las aguas, proporcionan material de construcción, hermosean el paisaje y tornan la vida más saludable y placentera".

De carácter afable y espíritu entusiasta, pronto supo ganarse el aprecio de todos los vecinos del nuevo pueblo nacido a la vera de las obras, bautizándose con su nombre una de las calles principales. En dos oportunidades volvió a Punta Alta: en 1910 y 1928, sin poder disimular su asombro y regocijo ante el gran crecimiento experimentado con el paso de los años.

A lo largo del tiempo su prestigio lo llevó a participar en infinidad de conferencias y congresos internacionales, publicar varios trabajos de investigación y ser miembro vitalicio del Senado durante el gobierno de Benito Mussolini.

A los 74 años de edad, a causa de una trombosis cerebral, falleció el 1 de febrero de 1931.

Archivo Histórico Municipal de Punta Alta